lago_titicaca_tierra_viva_hoteles

La historia de la creación de algunas ciudades de Perú está acompañada de leyendas mitológicas incas. Una de las más conocidas es aquella que cuenta el origen del Lago Titicaca, cuyos protagonistas son los habitantes de Puno.

Según cuenta la leyenda, antes de que existiera el Lago Titicaca, en este lugar se encontraba un valle fértil. Sus ciudadanos eran felices con lo que los dioses les otorgaban: luz y lluvia para las cosechas y tierra para conseguir comida.

Los habitantes de este valle no necesitaban nada más: los apus, dioses de las montañas, les protegían y no conocían sentimientos negativos como el odio y la ambición. Los apus le daban libertad absoluta a los ciudadanos del valle con una única excepción: tenían prohibido subir a la cima de una de las montañas, ya que aquí se encontraba una hoguera con el fuego sagrado.

manco_capac_tierra_viva_hoteles

De esta manera, los humanos vivieron durante muchos años sin ningún problema y en absoluta paz. Pero un espíritu maligno que habitaba en la zona prohibida para los hombres, estaba totalmente celoso de que estos vivieran con tanta felicidad. Por eso, hizo lo posible para conseguir que las personas desobedecieran a sus dioses y siguieran el camino de la curiosidad.

Con las artimañas del espíritu maligno, los humanos se sintieron, como nunca, tentados a escalar la montaña, descubrir los secretos que allí aguardaban y, así, demostrar su valentía. Los apus, furiosos al ver la actitud de sus ciudadanos, los detuvieron a mitad de camino sin que pudieran escapar: mandándoles a cientos de miles de pumas y estos animales devoraron a las personas que habían desobedecido a sus dioses.

Al ver esta terrible imagen, Inti, el dios Sol, se estremeció y comenzó a llorar sin parar, hasta tal punto que el valle en el que habitaban estas personas quedó totalmente inundado.

inti_tierra_viva_hoteles

Así, la población fue exterminada, excepto por un hombre y una mujer que, subidos en una barca de junco, lograron salvarse y contemplar todo lo que había pasado: su fértil valle era ahora un enorme lago y los pumas que habían sido mandados por los dioses se habían convertido en rocas.

Desde entonces, según esta leyenda, existe el Titicaca, que ahora es mundialmente conocido por sus increíbles islas y por ser el lago navegable más alto del mundo.

titicaca_tierra_viva_hoteles

Como esta, Puno tiene miles de historias con las que cautivarte. Si quieres visitar la ciudad sureña de Perú, no hay mejor lugar para alojarse que en Tierra Viva Puno Plaza Hotel, situado en el centro de la ciudad. ¿Quieres reservar una habitación? ¡Hazlo a través de nuestra web!