Sobre Puno

En el departamento Puno se unen tres grandes experiencias: el Titicaca, las grandes pampas del Altiplano, y la propia ciudad de Puno.

El lago navegable más alto del mundo, repartido entre Perú y Bolivia, tiene unos 8,600 km2 de extensión y una profundidad máxima de 285 metros. Sus características crean una condiciones especiales de clima que permitieron el nacimiento de la vida y la domesticación de especies, como los camélidos o la quinua, hace miles de años.

En el lago, que incluye la Reserva Nacional del Titicaca, existen unas 40 islas, la mitad de ellas peruanas. Sus nombres vienen, en muchas ocasiones, de los apellidos de los encomendadores españoles que vivieron en ellas. Destacan las islas flotantes de los Uros realizadas con totora, y Taquile, cuyos extraordinarios tejidos le merecieron el reconocimiento de Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO.

Entre Puno y Juliaca se encuentra el lago Umayo, que hace millones de años pertenecía a un Titicaca mucho mayor que cubría la casi totalidad del Altiplano. Junto a ese lago se encuentran las chullpas de Sillustani y varias comunidades Qoyas donde se pueden vivir ricas experiencias vivenciales.

En la ruta sur hacia Desaguadero y Bolivia se encuentran varias de las iglesias más interesantes del sur del Perú. En Chucuito, Ilave, Juli y Pomata, los jesuitas levantaron templos, entre los siglos XVI y XVII, que fueron el epicentro de las expediciones hacia las misiones de Paraguay y a la ruta de Mojos en Bolivia. En la iglesia de San Juan Bautista de Juli se conserva una extraordinaria riqueza de cuadros de la Escuela Cusqueña que hacen de este lugar una visita obligada en nuestro viaje a las alturas.

La otra experiencia que nos ofrece este departamento se encuentra en su interior, entre las pampas de ichu y pasto. El Altiplano esconde lugares poco conocidos pero llenos de magia, historia y esplendor. En Lampa, la ciudad rosada ubicada a 30 minutos de Juliaca, se conservan una hermosa iglesia hecha en piedra, dos réplicas idénticas de La Pietá de Miguel Ángel y un museo del pintor Humareda.

Desde Ayaviri, donde destacan la Catedral, los quesos y el cancacho, el plato característico a base de cordero, se accede al bosque de rocas de Tinajani. En esta enorme área natural el viento ha creado formas caprichosas con los cañones y rocas de arenisca, haciendo del sitio un lugar mágico y único en todo el departamento. En él cada agosto se celebra un festival de danzas autóctonas que reúne a miles de bailarines provenientes de todo el Ande.

En la parte alta de Tinajani se encuentra Tarukani, el bosque de Puyas de Raimondi más extenso del Perú. Estas plantas poseen la inflorescencia más grande del planeta, formada por miles de diminutas flores que son fecundadas a su vez por el ave más pequeña que existe, el picaflor.

Y finalmente, al lago y al Altiplano se une como otra gran experiencia de viaje, la misma ciudad de Puno. La capital del departamento del mismo nombre conserva una rica historia que se manifiesta en sus iglesias, plazas y casonas coloniales. Pero quizá sean sus danzas, trajes, música y arte popular lo que más destaca en ella. Esta gran riqueza que se puede apreciar en febrero durante la fiesta de la Candelaria, y en muchas otras festividades que se celebran en barrios y comunidades cercanas, le ha hecho merecer el ser considerada la capital folclórica del Perú y de América.

Buen viaje por Puno.

Información de Contacto

Oficinas Corporativas
Av. Benavides 1579, Oficina 303 Miraflores, Lima 18 Lima - Perú Fono/Fax: (511) 370 9080 info@tierravivahoteles.com blog.tierravivahoteles.com