Posted 28/06/11 by & filed under Alive cultures, Blog.

Antiguamente, los incas recorrían las callejuelas y plazas del Cusco con las momias de sus gobernantes formando grandes peregrinaciones. Esta costumbre ha cambiado con la influencia de tradiciones católicas y andinas posteriores, dando lugar a una de las fiestas más masivas de la ciudad: el Corpus Christi. En el mes de junio, uno de los meses más festivo del calendario cusqueño, se recorren las calles y plazas portando las 15 vírgenes y santos que salen de las iglesias de los barrios que forman la ciudad hasta llegar a la Catedral, donde la procesión se encuentra con la Custodia de Cristo, de más de 26 kilos de oro y plata. Miles de personas acompañan a estas imágenes ataviados con trajes y máscaras, y siempre cantando y bailando a sus respectivos patronos. El Corpus Christi se celebra inmediatamente después del Qoyllor Riti y el plato por excelencia, representativo de esta festividad, es el chiri uchu, o ‘comida fría’ en castellano, una combinación de cuy, algas, carnes, queso y huevera, ideal para amantes de probar cosas nuevas.

Datos útiles

  • Ubicación: la fiesta se realiza a lo largo de las principales calles del Cusco. Uno de los momentos más espectaculares es la entrada de la procesión en la Plaza de Armas y la Catedral.
  • Fechas: móvil, 60 días después de la Pascua de Resurrección.
  • Recomendaciones: en la Plaza San Francisco se ubican decenas de puestos de comida donde ofrecen el chiri uchu, el único momento del año en que se puede comer este plato.

Texto & Fotos por Iñigo Maneiro.

corpus-christi2